26/ La tía Socorro da señales de vida

Resultado de imagen de semana santa

Ayer por la noche, mi tía Socorro, a quien no habré visto más de diez veces en toda mi vida, generalmente en bodas, comuniones y bautizos; ayer mi tía Socorro, que la única vez que se dirigió a mí fue para felicitarme por el nacimiento de mi hija (tres meses antes de que naciera); ayer por la noche mi tía Socorro, que me trata con la distancia propia de un semáforo cuando coincidimos por la calle, como si le recordara a alguien lejano y no a una de sus cuatro sobrinas; ayer mi tía Socorro, cuya existencia me resulta recíprocamente ajena, dio por fin señales de vida. Sí. Dio señales de vida. A la una menos cuarto de la madrugada recibí un WhatsApp suyo que decía: “Tenemos 36 horas para frenar este gravísimo ataque de Manuela Carmena contra los católicos.  El Ayuntamiento de Madrid ha organizado y financiado una función de teatro semi pornográfica que veja nuestras creencias: actores totalmente desnudos vestidos de penitentes, simulando procesiones de Semana Santa. La obra se llama Dios tiene vagina y se estrena hoy. ¿Me ayudas a parar este ataque?”. Cuando leí esto lloré. Lo de menos era el contenido y que fuese un mensaje tipo pásalo. Lo importante era que la tía Socorro se había acordado por fin de su sobrina.