16/ La novia de Luis

P1070374

Para presentarnos a su novia, Luis nos invitó a cenar a su casa. Algo sencillo. Jamoncitos de pavo rellenos y ensalada, todo ello regado con mucho vino. La mujer en cuestión se llamaba Julia. Tenía unas ojeras profundas y pinta de haber ingerido un buen cóctel de tranquilizantes. Su conversación era muy amena: “España es un estercolero infecto“, afirmó, cuando rozamos ligeramente el tema de la situación política del país. “Es la vida lo que carece de sentido. Muchas mañanas no puedo levantarme, ante el solo pensamiento de poner un pie en la calle“, dijo, cuando mi mujer se quejó de algo que no recuerdo. “No tengo hambre. En general como poco, todo me da asco“, nos informó, al comentar yo que no solía cenar mucho. “Cuando cierro los ojos me cuesta volver a abrirlos. La vida es una carga insoportable“, dijo, y no precisamente bebida. En fin. Una velada muy agradable. Como para repetir, la próxima vez en mi casa y con un flameado de gasolina de postre. En un momento dado, la mujer se excusó para ir al baño, momento que aproveché para preguntarle a Luis que a qué se dedicaba su amiga. “Ayuda a domicilio“, respondió. Mi mujer y yo nos miramos, aterrorizados. Amor mío, prométeme que cuando toque, me cambiarás los pañales. Yo prometo cambiártelos a ti, hagamos un juramento de sangre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s