7/ Bollycaos

cropped-09-5.jpg

A la salida de la Feria del Vino de O Rosal, una pareja de la Guardia Civil me ordena detener el coche. Es la una de la madrugada. El agente me pide la documentación, me ordena abrir el maletero y, finalmente, me pregunta: “¿Qué ha tomado?“. A su derecha, junto a la carretera, se levanta un cartel enorme de la Feria del Vino de O Rosal; mientras que por la izquierda nos adelanta un vehículo conducido por un tipo rojo como un tomate. “¿Qué ha tomado?“, insiste. “Unos bollycaos“, respondo. El otro agente estalla en una sonora carcajada. El guardia civil de la pregunta obvia se contagia y ya no puede parar de reír. La ironía me sirve para librarme del control, y me dejan ir. Mientras conduzco imprudentemente a casa (jamás se debe ir bebido al volante) pienso en el bien que la bollería industrial me ha hecho, a lo largo de mi vida. Pienso también en los guardias civiles cuando eran niños y jugaban en el patio del colegio a polis y ladrones, y siempre elegían lo segundo. Pienso en estos tiempos llenos de patrias, presos y exiliados, y en que no conozco mejor exilio que la infancia.

2 comentarios sobre “7/ Bollycaos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s